La Fiesta Continúa…

Sí! La Mosca volvió con todo! Y antes de que el grupo se presente en el teatro AD Ateneo el 18 de octubre, hablamos con Guillermo Novelis -en una charla muy divertida- nos contó sus mejores anécdotas.

La Fiesta Continúa…

febrero 4th, 2009

La historia de la banda comienza en los años 90 con “La Reggae & Roll Band”. Ellos cantaban sus propios temas en la zona de Ramallo. A la vez, existían otras bandas entre las que se destacaba “Damas Gratis” liderada por Novelis, cuando ésta se separó, el baterista de La Reggae invitó a Guillermo a participar como guitarrista y fue tal el éxito que le propusieron ser el vocalista del grupo. Si bien aceptó enseguida, el cantante propuso cambiar el nombre para tomar distancia de las bandas anteriores, y decidieron ponerle "La Mosca" en referencia a un juego de naipes que solía entretener a los pibes de Ramallo.

Ahora que pasó el tiempo. ¿Sentís nostalgia de tus comienzos en Damas Gratis?
No siento nostalgia por el pasado, pero a los jóvenes les envidio las primeras veces. A mi me gustaría besar por primera vez, ver el mar, ir de viaje con mis compañeros, dormir fuera de mi casa, ver la película El Padrino y que me sorprenda como la primera vez que la escuché. Armar una banda por primera vez, soñar que tocábamos en el boliche del pueblo o en el teatro de San Nicolás y salir de gira a Pergamino, luego ir a Rosario y finalmente a Buenos Aires. Me gustaría repetir el camino de la primera vez, de tomar otra vez ese punto de vista y todo lo que está por venir.

¿La fama es puro cuento?
A mi me encanta la fama y nunca me quejo, disfruto mucho de hablar con la gente, que me conozcan y que me saluden. Tengo un EGO grandísimo, me encanta y soy un agradecido del reconocimiento de mis colegas y del afecto popular. Los artistas provocan esa fascinación con el resto de la gente. Te acerca más al mundo, vos te estás acercando. Nunca sentí que el hecho de la fama, de la popularidad, del éxito me encierre, me aleje sino todo lo contrario, me abre a la vida y me da muchos privilegios que nunca tuve en mi vida como que juegue La Selección y que me consigan las entradas, por ejemplo.

Entonces tenés buena relación con los fans, pero alguna vez ¿se enojaron con vos?
Sí, un día estábamos en Mar del Plata, comiendo en la vereda de una Pizzería de la calle Colón. Recuerdo que estaba sentado de espaldas a la avenida y la gente pasaba, se ponía detrás de mí, se sacaban fotos y se iban. De repente, una señora me dice: Ay el de La Mosca, mi nieto es fanático tuyo, bueno, mándele un beso. En eso, continúa.. te voy a pedir un favor, los chicos están en un departamento a 4 cuadras de acá, no venís conmigo y le damos una sorpresa! Pero, señora estoy comiendo una pizza, y se enojó porque no fui. Estábamos en la pizzería, habíamos venido de un show y tampoco uno puede cumplir con todo.

Algunos estribillos se popularizaron al extremo de ser incorporados por hinchadas de fútbol, como por ejemplo Para no verte más ¿A qué crees, que se debe tanta repercusión?
La canción es fantástica y tiene todos los atributos para ser un hit: un estribillo que te identifica y se pega. Para no verte más, es una canción que sonaba sola y no había campaña de prensa. Es simple, melódicamente agradable y tiene un estribillo pegadizo. No sé, tiene esa cosa mágica que hace que la gente lo elija y la transforme durante un tiempo en una canción que quiere escuchar, que nadie se la impone.

Y con ese tema llegaste a España…Tendrás varias anécdotas ¿no?
Fue una experiencia increíble. Vivíamos en las afueras de Madrid y recuerdo que había un despacho de carne, allí cortaban todo junto, la costilla junto con el vacío y junto con el matambre. Entonces nosotros le pagábamos por peso y lo que hacía Pablo “Chivia” Tisera, el trompetista de la banda, era darle instrucciones a cortar la media red según el corte argentino, sobre todo el matambre, vacío, asado y la marucha (que es el corte emblemático de Ramallo).

Otra anécdota es cuando compartíamos escenario con Juanes en Maracaibo, Venezuela, el nos invita a improvisar y en un acto de frialdad y de mucha imaginación yo le recité el Martín Fierro haciendo como que lo había improvisado, para salir del paso y zafar de la situación “…los hermanos se han unido porque esta es la ley primera…” y Juanes me miraba como si yo fuera un genio. Bueno, tampoco lo iba a desilusionar… ¿no?

¿A qué personas admirás?
El cantante más influyente en mi vida fue Taylor, así llaman al vocalista de Los quema sabanas,
un amigo nuestro y yo le robé la aptitud. Aprendí mucho de verlo, de cómo se manejaba con el público arriba del escenario. Aún hoy sigue cantando en los bares de San Nicolás y es todo un personaje. A veces lo invito a cantar a mi show, por supuesto.
También un tipo al que admiro en cuanto a su relación con el público, es a Marcos Di Palma. He ido a carreras donde está él y se toma el trabajo de organizar la fila de personas y firmar autógrafos y sacarse fotos. Tiene mucho amor por su público y yo en algún punto trato de imitar a personas así.

Y cómo es eso, de poner toda la energía en La Fiesta Continúa.
Yo soy un hombre muy afortunado en el azar y en la vida. Cuando empezó el proyecto de la Mosca se me ocurrió poner toda mi energía en este CD, por supuesto, que todo es acompañado de mucho esfuerzo y trabajo. Pero, soy un hombre convencido que el factor suerte influye, de alguna manera desencadena en el destino de las personas.

Proyectos
La difusión del disco. El 18 de octubre es el show en el AD Ateneo, Paraguay 918. Este disco tiene mucha nostalgia, mucho de tango porque somos argentinos y nos pasan cosas. Te encontrarás con canciones de amor, historias que no terminan del todo bien, y además toca el tema social pero pasa desapercibido porque está metido en un contexto musical netamente bailable, con un estribillo que dice “…siempre me enamoro siempre, siempre me enamoro siempre, pierdo la cabeza siempre, pierdo la cabeza siempre, siempre me enamoro siempre y me vuelvo a enamorar…”

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad: tkm.news

Tags: